Yona, princesa del amanecer. ¿Un manga sobrevalorado?

Akatsuki no Yona, llamada también “Yona, princesa del amanecer”, destaca por encima de las demás obras de su género. Esta serie mezcla el romance con la aventura en un mundo de fantasía, lo cual le suma atractivo para toda clase de público y promete algo innovador en comparación con otros romances animados.

Los shoujo son animes o mangas dirigidos a un público femenino joven, centrándose en temas como las relaciones y los sentimientos. Por tal razón, no suelen ser de interés general para los lectores o espectadores. Algo tedioso para la mayoría es la trillada ambientación escolar y sus eventos predecibles debido a tanta repetición.

Relacionado: Anime Toradora, reseña completa

Kouka: el mundo de Yona

Uno de los aspectos fundamentales que distinguen esta serie es su ambientación. La trama toma lugar en Kouka, una nación que mezcla varias culturas asiáticas antiguas. La leyenda cuenta que este país fue fundado por el Dragón Carmesí, a quien los humanos adoran como si fuese un dios. Este dragón se proclamó rey y trajo una era dorada a la nación.

En su infinita arrogancia, los humanos se rebelaron contra el rey luego de perder la devoción por sus antiguas deidades. Como resultado, el Dragón Carmesí fue acorralado y, en última instancia, rescatado por la aparición de otros cuatro dragones que se unieron a sus filas en la forma de humanos y lo ayudaron a exterminar el mal. Tras eso, el rey murió y los dragones se dispersaron.

A partir de allí, pasaron 2000 años y el reino se dividió en cinco tribus, conservando la historia del Dragón Carmesí como un popular mito fundacional. Es en ese ambiente medieval que empieza a desenvolverse la historia de Yona, nieta y reencarnación del rey original.

Relacionado: Itazura na Kiss

Personajes de Akatsuki no Yona

La protagonista principal de la historia es la princesa Yona, una joven mimada, malcriada e ingenua que vive en el palacio. Es protegida por el poderoso general Son Hak, su amigo de la niñez; y está enamorada de Su-Won, un joven cortés y torpe que pertenece a la nobleza de una de las tribus.

Ellos tres son el eje sobre el que gira la serie, ya que a su alrededor se desarrolla gran parte de la acción. Yona decide conocer el mundo exterior y volverse una guerrera digna del trono al igual que una reina apropiada. Hak es su cinico acompañante que ha jurado protegerla de todo peligro. Su-Won es quizá el más complejo de todos, tomando acciones cuestionables por buenos motivos.

Es difícil determinar el antagonista real de la serie, puesto que cada personaje está construido de una forma que es sencillo empatizar con ellos. Ese es el punto fuerte de su historia, el desarrollo creíble de sus protagonistas, demostrando que hay más en ellos de lo que se observa a simple vista.

En el viaje de Yona se une Yun, un huérfano criado por monjes que junto a Hak la acompaña en su gran búsqueda por los herederos actuales de los dragones guerreros: Kija; Sinha; Jaeha; y Zeno. Personajes con trasfondos propios y singulares que se ven sacudidos tras conocer a Yona.

Trama de Yona, princesa del amanecer

Al principio, se establece la vida perfecta de Yona como una princesa; pero de un momento a otro, las cosas dan un gran vuelco y el rey es asesinado por un traidor. La princesa consigue escapar gracias a Hak, y entonces debe buscar una forma de recobrar su reino.

Pero antes de ello, quiere conocer el mundo que debe proteger, dándose cuenta de todo el sufrimiento que viven las personas fuera del castillo y cuestionando el reinado de su padre. El leal Son Hak guarda fuertes sentimientos por ella, razón por la que siempre está ahí para cuidarla y apoyarla.

Igualmente, los guerreros dragón que recluta para su causa van desarrollando un profundo afecto por ella, realzando el carácter romántico de la serie y abriendo la cuestión de saber con quién se quedará Yona al final. Tanto el anime, de 24 episodios y 2 OVA, como el manga, aún en publicación, son grandes opciones para disfrutar de su aventura y hallar la respuesta.

Deja un comentario